Travesías: 2

Actividades
"Ningú m’estima (En Joan i la Teresa)". Anna Rató
22.06 / 2020 / 00h 54
Audio: 03:56
Travesías. Anna Rató. Sala d'Art Jove

Ningú m’estima (En Joan i la Teresa)

Anna Rató

1. El itinerario comienza en un piso – en un tercero segunda- de la calle Alt de Pedrell número 62 de Barcelona del distrito de la Font d’en Fargues del barrio de Horta. Un edificio estrecho que está dentro de una comunidad privada sin ascensor, de cinco pisos y una azotea con vistas en toda Barcelona.

Actualmente resido en este piso junto con mi madre y mi hermana Carla desde hace diez años.
 

2. Al entrar a casa nos encontramos con un pasillo estrecho y corto que te dirige al cuarto de estar.

En el cuarto de estar, solo hay dos muebles, al sofá y la televisión. Uno de estos dos muebles es una vitrina de cristal que contiene objetos de valor sentimental, tanto de viajes, bodas; y objetos –como copas- que se utilizan aquellos días más espaciales del año.

En el otro mueble del cuarto de estar, cuando lo abres, hay todo de álbumes de familia.

Hay un álbum rojo que tiene de título: “1985”. Al abrirlo en la primera página vemos una fotografía de los abuelos juntos (Joan y Teresa) cuando eran más jóvenes y no estaban limitados por la enfermedad del abuelo, el Alzheimer.

 

3. Al dar una vuelta por el piso - que es totalmente cuadrado-, nos damos cuenta que es un barrio situado en la montaña y es muy tranquilo.

Si nos dirigimos hacia el balcón que comunica con una de las tres habitaciones que tiene en el piso y con el cuarto de estar, notamos esta tranquilidad que había mencionado anteriormente.

Una vez entramos en el balcón – que tiene unas vistas panorámicas de Barcelona-recomiendo ponernos derechos ante las vistas y cerrar los ojos durante un minuto (escuchando los pájaros) y pensando en todas aquellas cosas que hemos visto por el piso, que finalmente nos llevan a recordar todas aquellas vivencias que hemos vivido con nuestros familiares, como en este caso, con los abuelos.

 

4. Salimos del balcón por la puerta que hay hacia el cuarto de estar y nos dirigimos hacia la puerta por donde hemos entrado. Al salir del piso, bajamos las escalas, y nos dirigimos hacia casa de los abuelos, que viven en cuatro minutos de casa, a 270 metros. Al salir del edificio si posamos la mirada hacia el mar veremos que a mano derecha hay una bajada que se denomina calle Davallada de Gallecs.

Mientras bajamos, si nos ponemos en la acera a mano izquierda y miramos al muro que hay a mano derecha veremos que está la escuela Arc Iris – la escuela donde iba durante la primaria-.
 

5. Si seguimos, justo veremos que estamos en la calle Arc Iris y si echamos a mano derecha veremos un callejón –en el Passeig d’Arc de Sant Martí -, al cual solo puedes entrar desde esta calle, que va directamente a casa de los abuelos. La casa de los abuelos es la antepenúltima contando desde arriba. Una casa blanca rodeada toda de plantas, que tiene el número nueve.

Aquí viven mis abuelos Joan y Teresa, junto con mi tía Estefanía, mi tío Lluís y mi otro tío Joan. Una casa de dos pisos con un patio que rodea toda la casa. Es el espacio doméstico de los abuelos que se ve limitado por la enfermedad del Alzheimer.

 

-
 

Travesías
 

Las Travesías son caminos transversales, transitorios; terrenos que reseguimos para trasladarnos de un punto a otro. Ante la necesidad urgente de interpelar a los cuerpos y devolverlos al centro de las intervenciones artísticas proponemos ir a la deriva, transitar los espacios que ya habitábamos, desplazarnos. Retomamos el concepto de Travesías para trazar esferas de resonancia que ponen el cuerpo en vibración; recorridos sonoros que permitan despistarnos y desviarnos, ahora más que nunca, dentro de las urbes: estimulando los territorios y convirtiéndolos en un marco posible para la experimentación.

Algunas artistas ganadoras de la convocatoria de Arte Joven 2020 nos acercan a su proyecto artístico a través de la escucha y nos conducen hacia un camino desconocido que abre infinitas trayectorias de circulación y movimiento. La propuesta nace de la voluntad de activar los proyectos desbordando el formato «en línea», implicando los cuerpos de forma activa, y en relación con la primera medida de desconfinamiento: pasear en solitario en determinadas horas del día.

Una propuesta del equipo de mediación Art Jove 2020:
pli-é collective (Eva Paià, Marina Ribot Pallicer, Angelica Tognetti)

-