El lloc dels fets

Exposiciones
Marta Burugorri, Paco Chanivet, Antoni Hervas y Gerard Ortín. Proceso de tutoría: Azotea (Ane Agirre y Juan Canela), Julieta Dentone, y Alexandra Laudo [Heroínas de la Cultura]
29.09 — 10.11 / 2011 / 00h 00
Sala d'Art Jove

El lloc dels fets es, en criminología, "el lugar donde se ha cometido un hecho que puede ser delito". Por tanto, es un lugar donde ha sucedido algo excepcional, algo fuera de lo común. El proceso de investigación criminalística exige que el lugar de los hechos sea delimitado y analizado, y que, a partir de este estudio de campo, se recojan indicios que permitan construir hipótesis respecto a lo que ha pasado en este lugar.
 
Esta expresión es la que da nombre a la tercera exposición de la Sala d’Art Jove en la modalidad de creación, formada por los proyectos de Marta Burugorri, Paco Chavinet, Antoni Hervàs y Gerard Ortín. Con una actitud similar a la exigida por la metodología esmentada, los cuatro artistas han realizado sus trabajos en relación a un contexto específico –un lugar de su realidad cotidiana o de su entorno inmediato–, desarrollando narrativas que, de alguna manera, despliegan hipótesis y ensayos sobre el lugar o sobre los hechos que suceden en este lugar. Sin embargo, lejos de la pretensión de formular planteamientos verosímiles que puedan desvelar un conocimiento veraz sobre la realidad, los proyectos presentados se articulan sobre postulados subjetivos, a veces cercanos al absurdo o al delirio, que subvierten y deforman la topografía estudiada para presentar lecturas y visiones poco convencionales de esta topografía, quizás con el propósito de desactivar y trascender nuestro conocimiento previo y apriorístico del lugar de los hechos.
 
930 centímetres/8 playbacks al meu pati de cuines/Al revés i a la inversa son tres piezas de vídeo que funcionan como una serie abierta y giran en torno a cierta idea de lo absurdo en lo cotidiano. A partir de acciones realizadas por la artista misma en un entorno doméstico (su propio apartamento), Marta Burugorri busca, mediante el humor, el juego y la descontextualización de situaciones, provocar fricciones en los comportamientos humanos del día a día, bordeando la frontera entre lo asumido con normalidad y lo absurdo.
930 centímetres reproduce una mudanza por orden alfabético; 8 playbacks al meu pati de cuines es una grabación de los sonidos que emiten los vecinos, a partir de los cuales se recrean situaciones, a modo de ficción, en el que el juego consiste en que la acción coincida con los sonidos grabados como en un playback, y Al revés i a la inversa consiste en una serie de tareas domésticas realizadas, tal como su nombre indica, del revés y a la inversa.
 
Durante casi un año, Gerard Ortín ha estado elaborando un registro fotográfico y filmográfico del proceso de urbanización de la zona en la que vive, el Barri de la Font de la Budellera, al norte de la ciudad. A partir del material reunido, el artista ha desarrollado dos vídeos, uno con imágenes diurnas y el otro a partir de material grabado de noche, que funcionan como un díptico y que, lejos de ofrecer un registro documental típico, presentan  una visión poética y onírica del contexto de estudio. Articulados a partir de asociaciones de carácter simbólico y con una edición atrevida en la que abundan la elipsis y la reiteración, las dos piezas audiovisuales conforman una interesante lectura psicogeográfica del lugar.
 
Mediante un planteamiento triangular, Paco Chanivet esboza una visión del futuro dividida en realidades sincrónicas. Tomando como epicentro la plaza Catalunya de Barcelona y basándose en la ciencia ficción, las teorías apocalípticas y las teorías de la conspiración, Chanivet reinterpreta tres pilares principales que rigen la sociedad que habita y habitará el ser humano: la religión, los avances científicos y el poder económico. A partir de una videoinstalación, se nos presenta toda una trama en la que los poderes hegemónicos siguen marcando el rumbo fatal que transformará la sociedad en un marco hostil hacia los habitantes de la Tierra, lleno de devastación, miedo y control.
 
Més que un club, el proyecto de Antoni Hervàs, reflexiona sobre la construcción de la heroicidad y de los lugares sagrados a partir del establecimiento de contrastes y coincidencias entre narrativas del presente y del pasado. El artista plantea una búsqueda que inicia trabajando como fotógrafo en el Museu del Barça. Toma como punto de partida la hipótesis de que una réplica de la copa de la Lliga de Campions del 92 se puede tratar, en realidad del Santo Grial. La novela artúrica, los jugadores de fútbol, ​​la afición, Montserrat y el museo mismo son aspectos que se ponen en relación en este ensayo visual sobre las diferentes formas de construcción de mitos y el fervor popular.