Visitants de l'indret comú

Exposiciones
Efrén Álvarez, Laura Cuch, Lucía Egaña Rojas, Tjasa Kancler, Julio Lugón. Proceso de tutoría: David Bestué.
01.03 — 13.04 / 2007 / 17h 59
Sala d'Art Jove
Sala d'Art Jove_indret comú_2007

Mientras que las fotografías de Laura Cuch responden a un interés analítico por los elementos que conforman el espacio público, Lucía Egaña Rojas se fija en aquellos otros elementos que desde los mismos espacios se encargan de vigilarnos. Del mismo modo, mientras que los esquemas de Efrén Álvarez sobre el centro comercial de La Maquinista intentan registrar el número de trabajadores y usuarios, con el dibujo hecho sobre una de las columnas de la misma sala de arte por Tjasa Kancler y Julio Lugón, se procura ordenar subjetivamente el mundo de los objetos que nos rodea.
 
En cada uno de estos proyectos, los artistas han delimitado un marco amplio de trabajo a partir del cual han ido destriando unos elementos determinantes a resaltar. Se trata de cuatro trabajos complejos que llevan implítia la necesidad de orden, un juego de elección y de rechazo hacia lo que les ha interesado observar.
 
Podría continuar utilizando esta jerga opaca, pero me temo que esto no sería útil para explicar mejos lo que se puede ver en esta exposición. Lo que pienso que tengo que hacer es más bien presentaros de verdad los diferentes proyectos de los cinco artistas que exponen aquí –supone en la mayor parte de los casos una de sus primeras exposiciones en Barcelona:
 
a) Mientras trabajaba en una taberna vasca de La Maquinista, Efrén Álvarez comenzó a investigar sobre el extraño mecanismo que hace funcionar este gran centro comercial, sobre la manera en que se relacionan los diferentes establecimientos, el nombre de los trabajadores, de los clientes, las jerarquías que hay en cada local… Poco a poco fue dibujando un diagrama gigante con toda esta información, como si se tratara de la esquematización de un campo de batalla a partir del cual actuar, como si el hecho de esquematizarlo y dibujarlo le pudiera hacer entender su posición allí. En la exposición, Efrén presenta dos grandes murales de más de tres metros cada uno con los resultados de sus investigaciones.
 
b) Por un lado tenemos una fotógrafa, Laura Cuch, que a través de diferentes itinerarios bastante heterogéneos entre sí se desplaza por diferentes lugares de Barcelona, como la Zona Olímpica o la Vall d’Hebron, con la intención de crear un inventario de muebles urbanos que transmitan algunas de las relaciones y de las tensiones que se producen en el entorno del diseño u el uso que se hace del espacio público… Atención, Laura ha perdido el miedo a fotografias a la gente de cara.
 
c) Por otro lado, Lucía Egaña Rojas, chilena, como una auténtica performer, consigue dar la vuelta a situaciones personales –“del body art al boda art”– o bien incidir de manera iconoclasta en contextos calientes. Todos sus proyectos llevan implícita una interpelación directa con la gente que se va encontrando. En este caso y desfrazada de secretaria, con máscara y con la ayuda de carteles, Lucía se pasea por una zona de Barcelona delimitada por la Plaça Espanya, la prisión Model, el Hospital Clínic y el Boulevard Rosa. ¿Alguna vez habéis probado de pasear por la calle ocultando vuestra cara detrás de un pasamontañas? Como seguro que no es así porque os debe dar vergüenza , con Lucía puedéis experimentar lo que se puede llegar a hacer.
 
d) Finalmente, Tjasa Kancler y Julio Lugón nos hacen cómplices de su primer trabajo en común. Su intención es hacer un dibujo pensado para situarlo en una de las columnas de la sala. Los dos artistas distribuyen por esta superficie un sistema narrativo fragmentado que es fruto de la recopilación de sucesos y de objetos encontrados por la calle. Se trata de una construcción que entrelaza discursos múltiples y hace necesario que giremos alrededor de la columna para recomponer la lectura. En fin, presentamos cuatro buenos proyectos y cinco buenos artistas ... ¿Qué más se puede pedir? Si lo que deseáis es ver Mathew Barney, iros a Los Ángeles !
 
David Bestué